Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 279 Septiembre de 2022

Ylenia Lantigua, coordinadora del Grupo de Trabajo de Sanidad de AUSAPE

Manuel de los Santos

El papel crucial que han demostrado las organizaciones sanitarias en los últimos dos años ha impulsado el relanzamiento del Grupo de Trabajo de Sanidad de la Asociación de Usuarios de SAP en España (AUSAPE).
Su coordinadora será Ylenia Lantigua, responsable de Consultoría SAP en el grupo hospitalario privado Hospiten desde 2001. Hospiten es una red sanitaria con sede en Santa Cruz de Tenerife y presencia en España, México, República Dominicana, Jamaica y Panamá, que pone especial interés en dotar a sus centros de las últimas innovaciones tecnológicas en el campo de la medicina y la gestión.

¿Con qué objetivos nace el Grupo de Trabajo de Sanidad de AUSAPE?
El grupo de Sanidad resurge teniendo como objetivo principal conocer el escenario futuro que tendrá la solución de Sanidad dentro de S/4 HANA. Además, aprovechando la incorporación al mundo de SAP Sanidad de uno de los grandes grupos hospitalarios de España, queremos volver a tener ese nexo de unión que debe existir entre clientes y fabricante de la solución y, por supuesto, aprovechar el networking que se genera de manera implícita entre todos y que tan bien nos fue en la primera época de este grupo.

¿Qué cuestiones son las que más preocupan a los responsables tecnológicos del sector sanitario? ¿Cómo las abordará su grupo de trabajo?
Quizá el tema que más preocupa actualmente es el adaptar el mundo sanitario a la “nueva normalidad tecnológica”, donde el paciente maneja cada vez más información y decide en un click lo que necesita. Además, por otro lado, debemos preparar a las organizaciones para aprovechar todo lo que la tecnología está aportando y aportará cada vez más en procesos que históricamente han sido realizados por personas y que las máquinas ahora mismo son capaces de hacer de manera automatizada. Es muy importante, que esa simbiosis entre tecnología y personas esté totalmente equilibrada y que cada parte aporte mejoras y, sobre todo, agilidad en esos procesos.
Otro punto que preocupa enormemente es la seguridad de la información, pasar de entornos on premise a entornos cloud requiere tener políticas de seguridad de muy alto nivel, para “poder dormir tranquilos”.
En el grupo de trabajo las abordaremos sobre todo compartiendo las experiencias de cada uno de los clientes y conociendo y exigiendo a SAP que nos apoye a mejorar nuestras organizaciones.

¿Cuáles serán las aportaciones más importantes de la tecnología al sector de la salud en los próximos años?
Creo que si hay un sector donde la tecnología aporta valor ese es el sanitario, si pensamos cómo se hacen ahora determinadas intervenciones quirúrgicas guiadas por robots y cómo se hacían hace 10 años o cómo somos capaces de ver imágenes de radiología en cualquier sitio y cómo se tenían que revelar antes en espacios enormes dedicados. Cómo los hospitales estaban llenos de papeles en todos los rincones y las historias clínicas pertenecían a aquel que las escribía…

Si todo eso ha pasado en los últimos 25 años, ¿qué puede pasar a partir de ahora? Pues cada vez más la tecnología ayudará en la toma de decisiones no sólo clínicas, sino estratégicas.
Aprovechando que ahora podemos almacenar, guardar y orquestar toda la información que hemos generado en los últimos años, creo que estamos en el momento de que la tecnología nos puede ayudar a detectar, prevenir e incluso proponer soluciones para combatir enfermedades como el cáncer. Ya estamos analizando el genoma humano, algo impensable si no tuviéramos la capacidad de procesamiento que tenemos ahora mismo.
La tecnología nos ayudará a definir una sanidad cada vez más eficiente desde todos los puntos de vista.

El personal sanitario y los trabajadores tecnológicos proceden de dos campos diferentes de la ciencia. A la hora de trabajar juntos, ¿son más las cosas que los unen o las que los separan?
Para contestar a esta pregunta le cuento una anécdota que me pasó hace muchos años, con un médico especialista en trasplantes, que me miraba aterrado porque era incapaz de escribir una evolución de un paciente, le dije, “Doctor, ¿cómo es usted capaz de hacer esos trasplantes y no escribir en un ordenador?”. Me contestó, “Es que este no es mi mundo”. Hoy en día trabaja en nuestro sistema perfectamente, mundos diferentes sí, pero evidentemente cuando el objetivo es común nos entendemos perfectamente.