Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 298 Mayo de 2024

Carlos Rus Palacios, presidente de ASPE

Paloma Serrano

ASPE fue fundada en 2016 a partir de la iniciativa de la Federación Nacional de Clínicas Privadas y la Confederación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados de sumar fuerzas, con el objetivo de servir como plataforma de unión y representación de las empresas del sector de provisión sanitaria. Actualmente, ASPE es portavoz de más del 80% del sector hospitalario privado de nuestro país, abogando por sus intereses, actuando como intermediarios con otros actores del sector e instituciones, y contribuyendo con un análisis exhaustivo de la realidad para ofrecer soluciones que mejoren continuamente la calidad asistencial y el servicio que el Sistema Nacional de Salud brinda a los pacientes.

¿Cuáles son sus principales objetivos como presidente ejecutivo de ASPE ahora que ha sido elegido nuevamente para liderar la organización?
Para este segundo mandato tenemos un enfoque primordial: colocar al paciente en el centro de nuestras acciones. Nos hemos propuesto intensificar nuestra interacción con las asociaciones de pacientes, buscando comprender sus necesidades y fomentar la colaboración.
Estamos también trabajando en profundizar en el diálogo con las instituciones, priorizando un contacto más frecuente y efectivo con el Ministerio de Sanidad, al igual que con las diversas consejerías autonómicas. De hecho, ya hemos tenido encuentros de gran interés, en los que hemos expuesto nuestra visión de la realidad sanitaria y ofrecido propuestas de colaboración entre la sanidad pública y la privada.
Asimismo, entre nuestros planes para este nuevo periodo, queremos avanzar en el proceso de formalización de nuestras relaciones con el sector asegurador. Basándonos siempre en la confianza y la transparencia, buscaremos establecer pautas comunes, protocolizar los procedimientos médicos en el nomenclátor y definir relaciones contractuales por escrito. El objetivo último es ofrecer un servicio de mayor calidad y lograr una colaboración plena entre ambas partes.
Además, continuaremos trabajando en objetivos previos, como una planificación más eficiente de los recursos humanos y la implementación de nuevos enfoques para abordar la escasez de profesionales. Impulsaremos la colaboración público-privada para resolver de manera conjunta los desafíos que enfrenta el Sistema Nacional de Salud y trabajaremos en mejorar el acceso de los pacientes a la última tecnología y tratamientos disponibles.

¿Podría compartir algunos de los principales logros que ha alcanzado durante su mandato como presidente de ASPE hasta ahora?
Los avances logrados son una cuestión colegiada, no responden a una única persona, sino que son fruto del esfuerzo que se ha hecho durante los últimos años por un conjunto de profesionales que trabajan por y para ASPE. En este tiempo, hemos conseguido importantes logros, como la eliminación de incompatibilidades de la profesión médica en diversas Comunidades Autónomas (que puedan trabajar en la privada y en la pública), la aceleración del proceso de homologación para profesionales extranjeros, la firma del convenio de Tráfico por consenso por vez primera, la congelación del IVA al material sanitario durante el transcurso de la pandemia, o la colaboración también por primera vez con el Ministerio de Sanidad para incluir al sector privado en el análisis de la situación de los profesionales sanitarios en España.
La patronal ha logrado ser un interlocutor de referencia y establecer una interacción fluida con instituciones y administraciones públicas de todo signo, en una demostración permanente de mano tendida y colaboración.

¿Cuáles considera que son los desafíos más significativos que enfrenta el sector sanitario en la actualidad, tanto en el ámbito público como en el privado?
Tanto para la sanidad privada como para la pública, uno de los retos principales es el de llevar a cabo una planificación efectiva de los recursos humanos, la cual consideramos debe ser a largo plazo, con una previsión mínima de diez años. Para lograrlo, todos los actores del Sistema Nacional de Salud debemos colaborar para resolver el problema de la escasez de profesionales que afecta profundamente a todo el sistema.
Otro desafío importante es fortalecer la colaboración entre el sector público y privado, y destacar el valor del servicio que ofrecemos desde el sector privado a los ciudadanos, ya sea aquellos que nos eligen libremente y que permiten desahogar con su elección el sistema público o aquellos a quienes atendemos bajo los conciertos con las Comunidades Autónomas.
Esto es especialmente relevante cuando la sanidad pública registra máximos históricos en las listas de espera por cinco semestres consecutivos. Ahora más que nunca, es necesario coordinar y colaborar de manera eficiente una respuesta conjunta para poder desatascar esta situación.
Hay otros retos que nos ponen frente a una necesidad ineludible de sumar esfuerzos, ser flexibles y creativos. Por ejemplo, el envejecimiento de la pirámide poblacional, generando un desequilibrio demográfico que pone en peligro la sostenibilidad del sistema, así como el previsible incremento de pacientes con enfermedades crónicas o en situación de dependencia que lo tensionará aún más.