Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 298 Mayo de 2024

Sierra Norte Madrileña, naturaleza, magia, misterio

Felipe Alonso

La comarca de la Sierra Norte de la Comunidad de Madrid ha sido una gran desconocida durante años, hasta el punto de que era denominada como Sierra Pobre. Un tanto aislada por el sistema de comunicaciones, pese a ofrecer una amplia gama de posibilidades turísticas, tanto de ocio natural con senderos cruzando bosques o subiendo las zonas montañosas más altas de la provincia, como por su patrimonio histórico, cultural, sin olvidarnos de la gastronomía. Algo que ahora y gracias a iniciativas de los responsables del turismo regional se está comenzando a poner en valor, como demuestra la apuesta de la marca MADRURAL.

Esta iniciativa busca ofrecer una propuesta de turismo rural en la comunidad madrileña dando a conocer y apoyando las denominadas “comarcas turísticas” de la región, como son la Sierra del Oeste, la Sierra de Guadarrama, la Sierra Norte y la Comarca de las Vegas y la Alcarria de Madrid.

UNA COMARCA QUE SORPRENDE Y ATRAE

La comarca de la Sierra Norte ocupa el extremo septentrional de la provincia, cuenta con 42 municipios que se extienden por 1.252,89 kilómetros cuadrados aprovechando las cuencas de ríos como el Lozoya, el Jarama, y con menor influencia el Manzanares y el Guadarrama. Está formada por seis subcomarcas, Valle Medio del Lozoya; Valle Alto del Lozoya; Valle Bajo del Lozoya; Sierra del Rincón; Sierra de la Cabrera y Valle del Jarama.
Pero, curiosamente, y quizás por la situación de una menor población y un menor protagonismo que otras zonas de la comunidad, y con un carácter más rural, ofrece una serie de experiencias únicas que hay que ir “degustando” paso a paso.
Ahí están las reservas de la biosfera, sus parques nacionales y regionales, o un Patrimonio Natural de la UNESCO; allá el silencio de las piedras que se unen en recintos amurallados, en un castillo, en las atalayas árabes. En otra parte la mística se presenta en su arte eclesiástico, monasterios, iglesias que combinan diferentes ejercicios arquitectónicos que van desde el románico al barroco pasando por el gótico.
Pueblos pequeños, ganaderos que ofrecen la posibilidad de conocer cómo se ha desarrollado la vida agrícola. Rurales, con sus fraguas, potros de herrar, fuentes-abrevaderos, e incluso la piedra destinada a controlar el riego de los campos; molinos, el arte de la apicultura…
Historia pasada y viva. La Marca Media musulmana; los combates en la Guerra de Independencia o en la Guerra Civil, con fortificaciones de esta última en diferentes zonas. Y siempre, sin dejar en el olvido a un personaje muy español, sobre todo decimonónico, “el bandolero” que aprovechando su conocimiento de bosques y montañas realizó numerosas acciones en estas tierras.
MADRURAL utiliza un eslogan referente a las cuatro comarcas turísticas que se han mencionado anteriormente, un “Madrid que no te esperas”, y es una realidad que si bien puede aplicarse a su conjunto, toma una especial importancia en la Sierra Norte, porque nadie espera encontrarse con tanto y tan atractivo, que permite conocer lugares tan maravillosos y cargados de tradición, de leyendas e historia; naturaleza; posibilidades de realizar una y mil actividades en el interior de la Comunidad de Madrid.


LA COMARCA MÁS NATURAL, MÁGICA, Y PROTEGIDA DE LA PROVINCIA

La NATURALEZA, con mayúsculas, es la principal protagonista del entorno de la Sierra Norte. Considerado como el destino más natural y protegido de la comunidad, tiene el mayor número de espacios naturales ZEPA y ZEC, dentro de la Red Natura 2000, y ofrece una serie de posibilidades de poder aprovechar sus parques, sierras, chorreras, lagunas, bosques inmensos e impresionantes…
Las relaciones sostenibles entre los habitantes de esos 42 municipios que se distribuyen por la comarca y el entorno, fue el motivo por el que la UNESCO declarase en el año 2005 Reserva de la Biosfera a la Sierra del Rincón, y en el 2019 a las Cuencas Alta de los ríos Manzanares, Guadarrama y Lozoya. Con una especial incidencia, cuando en 2017 este mismo organismo declaró Patrimonio Natural al Hayedo de Montejo, bosque de hayas con una extensión de 250 hectáreas, el más meridional de Europa, y uno de los más importantes del continente, si no, el más importante.
Pero no sólo es esto. Porque en junio de 2013 toma forma oficial el Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama, que, si bien comparte un 30 por ciento de sus 33.960 hectáreas con Segovia, una buena parte se encuentra en el interior de la Sierra Norte. Aquí se incluye también el Parque Regional de Peñalara. Y destacan las actuaciones de biodiversidad que se dan en todo su conjunto, dado que se está ante uno de los ecosistemas de mayor riqueza arbórea, de fauna autóctona, acuática, con lagunas, chorreras…, con varias zonas ZEPA y ZEC, y con mayor actividad nidificante del buitre negro, entre otras aves protegidas.