Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 299 Junio de 2024

Aldo Olcese, presidente de la Asociación Nacional Sociedad Civil

Felipe Alonso

Aldo Olcese, el presidente de la Asociación Nacional Sociedad Civil, es un reconocido economista, doctor en Economía Financiera, empresario, Académico, pero, tal y como él se define, “humanista” por encima de todo.

¿Qué es la Asociación Nacional Sociedad Civil?
Es fruto de la unión de varias entidades de la sociedad civil, fundaciones, institutos de pensamiento, asociaciones, fundaciones…en torno a un proyecto con la misión de colaborar de manera leal, comprometida y responsable con los poderes públicos y las principales fuerzas políticas, así como con el conjunto de la ciudadanía en el análisis, valoración y propuesta sobre cuestiones que afectan al bien común de los españoles y al interés del país.

¿Cuándo se creó y cuál es el mensaje de la asociación?
La asociación nació hace 5 años bajo la matriz de la Fundación Independiente. Somos unas 30 entidades que compartimos valores y principios comunes, y que buscamos la mejora del país y de la ciudadanía, a través de una convivencia pacífica y fructífera, desarrollando un espíritu de conciliación con el fin de avanzar estando unidos y creando una sociedad civil comprometida

¿Qué actuaciones llevan a cabo con este fin?
Todos los años celebramos un Congreso Nacional donde se debaten aquellos aspectos que se consideran relevantes en ese momento. Con las conclusiones se publica un libro que se presenta tanto al Rey como al Congreso y al Senado, así como a otras Instituciones, mostrando cuáles son los aspectos que hemos detectado y que pueden hacer mejorar la convivencia, tanto hacia dentro como hacia fuera, en todos los campos.

¿Cómo influye en la sociedad española, en las empresas, en los políticos, en los ciudadanos…?
Tenemos un criterio bastante claro, producir trabajos que sean de excelencia, independientes, colaborativos y de suma positiva, que puedan llegar a la mesa de cualquier persona, independientemente, de su ideología u origen, y entender que puede encontrar cosas interesantes planteadas con rigor, profundidad, seriedad, contrastadas en la medida de lo posible. Nuestro objetivo es influir de forma indirecta en la conformación de los principios que deben regir las normas de comportamiento de la sociedad, ya sea en decisiones empresariales, leyes…

¿La labor fundamental de la asociación se transmite, a través de esas conclusiones en un libro?
Sí. En él se expone el análisis del estado de la sociedad española, y el debate que se ha producido para ofrecer unas conclusiones, que apoyen a aquellos que tienen responsabilidades importantes a la hora de tomar decisiones. De hecho, son muchos los responsables institucionales y empresariales que reconocen que estos trabajos son motivo de su inspiración a la hora de afrontar una decisión.

¿Cuál es el desafío actual de la sociedad española?
Asumir nuestras responsabilidades en base a cambiar nuestra conducta. Es importante considerar que hay mucho más que nos une que lo que nos separa. Vivimos en un país de confrontación permanente, y no se puede continuar así. La mayor parte de las decisiones hay que tomarlas con libre albedrío, con compromiso, valores y trabajo, y no tanto con las leyes que obligan a llevar a cabo tal o cual actuación.

¿Y eso cómo se lleva a cabo?
En el último Congreso que celebramos en Madrid se puso de manifiesto la necesidad de pedir que los gobiernos hagan pactos de estado para poder caminar en la misma dirección. Los políticos están actuando de forma injusta con la ciudadanía a la que dicen representar, y no se dan cuenta de que hay una sociedad civil potente. Desde nuestra óptica vemos que cuando esa ciudadanía, como es el caso de nuestra asociación, decide reunirse para buscar soluciones, tiene mucha fuerza.

Hablemos del último Congreso en profundidad.
Contamos con 80 ponentes, y más de 40.000 personas conectadas telemáticamente. En cuanto a los temas, fueron variados. Por ejemplo, se abordó la realidad europea y la capacidad que tiene para regenerar España gracias a nuestra posición en el exterior. Europa es cada vez más importante para España. Hay que tener en cuenta que el 80 por ciento de las acciones que debe realizar el ciudadano provienen de las directivas europeas.

¿También abordaron la situación en Latinoamérica?
Sí. Se están produciendo transformaciones políticas muy importantes, y hay que tratar de sacar lo mejor de cada uno de eses gobiernos con adaptación a los cambios, y no con una confrontación desde España con ellos. A mi juicio hay un clamor por intentar conciliar mejor con ese nuevo mundo latinoamericano.