Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 299 Junio de 2024

Andrés Fernández Álvarez-Santullano, CEO del Grupo Zendal

Antonio Blanco

Zendal es un grupo biofarmacéutico con una clara vocación innovadora. Centrados en biotecnología y vacunas, tienen además otras líneas de negocio de gran interés como son otros productos de base biológica, como los probióticos. Actualmente está presente en 65 países con sus productos de salud animal y humana.
Cuentan con una veintena de áreas diferenciadas de producción e I+D en sus distintas ubicaciones de Pontevedra, León, Barcelona y Portugal. Gracias a un fuerte crecimiento en los últimos cinco años se han posicionado en lugar preferente para la producción de vacunas a gran escala en Europa. Esto ha supuesto un importante esfuerzo profesional por parte de todo el equipo y, también como es obvio, financiero.

¿Cómo describiría el crecimiento experimentado por el Grupo Zendal en el ámbito de la salud humana y animal durante los últimos cinco años, considerando su enfoque en el desarrollo, fabricación y comercialización de una amplia gama de productos biológicos y vacunas, productos farmacéuticos y probióticos?
A lo largo de nuestra trayectoria de más de 30 años en vacunas, hemos ido atesorando un amplio conocimiento en este campo y hemos hecho un esfuerzo inversor constante en tecnología, instalaciones fabriles e innovación, además de contar con un equipo altamente cualificado y competente que hoy supera los 500 profesionales.
Zendal fue la primera empresa en España autorizada para fabricar vacunas humanas de principio a fin a escala industrial. Este hito ha sido posible gracias a que en su día apostamos por la biotecnología como foco fundamental de nuestro modelo de negocio. Ha sido de importancia estratégica en un momento de pandemia como la recientemente vivida, y nos permite estar preparados para futuras necesidades de salud global. A principios de 2020, decidimos colaborar activamente en la búsqueda de soluciones contra el COVID mediante nuestra capacidad técnica e industrial y participamos en varios proyectos de vacunas contra el coronavirus.

¿Qué significado tiene la finalización de la planta de fabricación de vacunas humanas a gran escala en Portugal en términos de la alianza ibérica y el impulso del Grupo Zendal en la región?
Para Zendal es la primera planta de producción en suelo internacional con capacidad para producir vacunas a gran escala. Para Portugal es un hito ya que Zendal se convierte en la única planta de vacunas en el país luso. Un proyecto que, sin duda, supone un paso importante en el entorno de esta Eurorregión con una importante relación a uno y otro lado de la frontera. Creo que puede significar el punto de partida de un polo biotecnológico de relevancia en el futuro.

¿Cuál es su visión sobre el potencial de la colaboración entre España y Portugal, especialmente en el marco de la industria biotecnológica y farmacéutica, considerando la ubicación estratégica de la sede central de Zendal en Porriño, Pontevedra?
Considero que la llamada autonomía estratégica en materia de fabricación farmacéutica es de importancia clave para Europa. Disponer de una empresa capacitada y autorizada para fabricar vacunas y productos biológicos de salud humana es un eje de autonomía y fortaleza ante posibles crisis sanitarias futuras.
La política de desindustrialización de Europa que se ha venido produciendo durante las últimas décadas, mostró en 2020 con el estallido de la pandemia su lado más cruel. Vimos cómo nuestras capacidades productivas estaban mermadas, especialmente en un ámbito clave como es el biosanitario. Opino que reindustrializar Europa es una necesidad y más en el actual contexto geopolítico.
Debemos tener en cuenta, además, que es un sector estratégico que constituye el 3% de Producto Interior Bruto de España según datos de 2023 y la tendencia va en aumento.

La vacuna contra la tuberculosis es un proyecto emblemático para Zendal. ¿Cuál es la motivación detrás de esta ambiciosa iniciativa, considerando su compromiso con la innovación y la excelencia científica en I+D, así como su enfoque en la salud humana y animal?
Aunque en nuestro inicio estábamos exclusivamente enfocados en vacuna de salud animal, un área en la que tenemos un importante posicionamiento, nuestro proyecto de la vacuna contra la tuberculosis, la vacuna MTBVAC, nos adentró en el área de salud humana en 2008. La vacuna está actualmente en fase final de ensayos clínicos en bebés y en fase 2 de ensayos clínicos en adultos en India y se posiciona como una vacuna prometedora para acabar con esta enfermedad que año tras año mata a un millón y medio de personas en todo el mundo.
De fraguarse este gran proyecto será motivo de orgullo para la ciencia en España, ya que es una vacuna desarrollada de principio a fin en nuestro país entre nuestra filial Biofabri y la Universidad de Zaragoza junto al Instituto Pasteur. Esta vacuna podría combatir la enfermedad infecciosa más antigua y la que más muertes ha causado a lo largo de la humanidad.